<%@LANGUAGE="JAVASCRIPT" CODEPAGE="65001"%> Historias

Páginas de Sergio Valdivia

¡Te espero en muchas plataformas!

facebook twitter

yootube videoscorreo

blogflickr

pinterest

 

Historias

Enlaces:

19471952195319541955195619571958195919601964196519661967197319782015

Aquí se relata por qué va a ser interesante para ti leer un poco de realismo fantástico y apreciar cómo la historia, pese a su subjetividad, nos puede ayudar a aprender y reflexionar.

Es sorprendente aprender y darse cuenta que no existe una realidad objetiva, sino que la construimos con nuestra mente. Depende de cuáles son nuestros intereses y motivaciones donde enfocaremos la atención, qué hechos atenderemos y cuáles otros pasarán sin ser percibidos. Se construye así una realidad particular, única y especial. Al mismo tiempo y en consecuencia, todos construimos un pasado que será siempre subjetivo.

No existe una historia objetiva. Durante la vida fijamos la atención en algunos acontecimientos despendiendo de nuestras motivaciones y estados de ánimo. La consciencia solo puede registrar una ínfima parte de lo que ocurre alrededor y en nosotros, todo lo demás queda en el inconsciente. Nos vemos forzados a percibir una parte muy pequeña del mundo. Construimos nuestra historia con esos pocos episodios que pudimos registrar. Y le damos una valoración según nuestros principios y condicionamientos del momento que estamos viviendo.

Así que no solamente filtramos hechos, sino que también guardamos sentimientos completamente subjetivos según las impresiones que nos dejaron.

Lo mismo ocurre con la historia de un país o la historia mundial. Esto es fácil de comprobar cuando se leen historiadores de diferentes nacionalidades al relatar un mismo hecho “histórico”.

Mi historia de vida es subjetiva. Mis sentimientos con respecto al pasado se relacionan con la manera en que los interpreté en su momento y luego dependen de la forma en que los reinterpreto al rememorarlos.

Algunos acontecimientos pueden dejar una enseñanza y reflexiones a quién los lea y esa es la motivación para escribirlos en esta sección.

Es, por lo tanto, un relato parcial. Omito intencionalmente a otras personas que están relacionadas en los acontecimientos, para mantener su privacidad y evitar que puedan ser víctimas de mis interpretaciones. Si en algún caso menciono una relación más directa, tengo la seguridad que solamente la identificarán personas muy cercanas que estén involucradas.

Mi relato es atemporal. Se trata de un estilo de realismo fantástico. El relator viaja en el tiempo. Lo puede hacer porque es un ser espiritual que no está sujeto al espacio ni a las formas. El tiempo es una ilusión de esta dimensión. En realidad, la vida es un presente permanente donde lo que nos parece pasado o futuro está aconteciendo en el mismo tiempo. Esto nos ayuda a dar una mirada a como influyen las pequeñas acciones que realizamos en nuestro devenir.

Esta es una curiosa historia que se está escribiendo estos días. Pronto sabremos hasta cuándo. Por ahora, vamos aquí.

Aprecio mucho tus comentarios y aportes.
Escríbeme aquí ahora.